viernes, 11 de junio de 2010

Todos somos culpables

Había una vez un cuentista que decidió ir a cobrar sus cuentos después de largos meses de espera. Desgranó todo su talento y más, aquella noche famosa en la que se juntaron muchos de su mismo oficio. Noche blanca y fría, pues corría el mes de Noviembre y los administradores de la ciudad decidieron animar las calles y el comercio con variados espectáculos, resultando todo un éxito ya que la gente acudió en masa e inundó la ciudad . Por supuesto que la prensa se hizo eco y contó lo sucedido: ¡un éxito sin precedentes! Todos quedaron contentos, los administradores, los comerciantes y la gente que disfrutó de los diferentes espectáculos.

Fueron pasando los días y el cuentista se frotaba las manos mientras pensaba, este mes cobraré y podré hacer frente a la Seguridad Social con más tranquilidad porque también podré pagar el alquiler del piso sin problemas. ¡Ay!, mis pensamientos parecen el cuento de la lechera, se decía para sí mismo. Y un buen día decidió acudir a la administración a reclamar en persona que le abonaran la deuda. Pero señor... ¿Es es usted consciente de los problemas que nos acucian?, tiene que tener paciencia, al fin y al cabo todos somos culpables de la situación por la que está atravesando el país, le recriminó el funcionario que le atendió. El cuentista abandonó el lugar y en su cabeza daban vueltas algunas preguntas sin respuesta: ¿Seré culpable de haberme afiliado a la Seguridad Social y no trabajar en negro?, ¿Seré culpable de que me descuenten el 15% en cada factura?, ¿Seré culpable de ganar lo justo para ir tirando?, ¿Seré culpable de no ser médico, catedrático, controlador aéreo, banquero, accionista de una petrolera? ¿Seré culpable?

N.R

7 comentarios:

  1. Algo culpable creo que sí somos todos, señor cuentista.

    ResponderEliminar
  2. ¿Hombre señor cuentista como va usted a ser culpable de no se médico o controlador o,o....de elegir una profesión nadie es culpable. !Que la profesión esté bien o mal pagada eso ya es harina de otro costal! no se vaya usted por las ramas y no hagamos demagogia de algo tan serio y que merece una reflexión mucho más profunda. Este cuento no lo vende usted tan fácil.

    ResponderEliminar
  3. pobre señor cuentista... quizás no se haya explicado tan bien como él quería...

    ResponderEliminar
  4. No se preocupe señor cuentista que eso nos pasa a todos con demasiada frecuencia, pero nada que otro relato no lo subsane. Anímese y deje que vuelva a expresarse el cuentista.
    Seguro que esta vez consigue que lo entendamos.
    Saludos cordiales de otra cuentista.

    ResponderEliminar
  5. Reflexión profunda? Pues ahí va una:

    Sí. Todos somos culpables de aceptar un sistema injusto, que permite que unos pocos vivan bien a cambio de la miseria de otros muchos. Globalizamos las pérdidas, particularizamos las ganancias.
    Todos somos culpables porque, aún sabiéndolo, no exigimos el control democrático (mínimamente democrático) de los órganos económicos y del sistema financiero internacional.
    Somos culpables de indolencia y desinterés por quienes son, serán "efectos colaterales" de los necesarios ajustes del sistema.
    De acuerdo. Repartamos las culpas, pero a cada cual la suya, porque tampoco en essto somos todos iguales.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Yo me quiero dirigir al anónimo y decirle que es muy fácil desde el anonimato decir que todos tenemos algo de culpa. De eso nada, -ah! y sin la rima- que esto no es una gracia sino una perfecta reclamación a su comentario; porque si yo no voto a determinado político yo no soy culpable de su gestión, por llamarlo de alguna manera: gestor, administrador, gerente, delegado o concejal, o lo que sea; político al fin y al cabo.

    ResponderEliminar